niños-signando

Lengua de Signos

 

La Lengua de Signos Española (LSE) es la lengua gesto-visual que utilizan principalmente las personas Sordos españoles signantes y personas de su mismo entorno, o personas que deciden aprenderla para ser integrados dentro del colectivo sordo e integrar también a dicho colectivo.

A diferencia de las lenguas orales, que emplean un canal oral-auditivo, las lenguas de signos son lenguas viso-gestuales.

La LSE no es mímica o una reproducción visual de la lengua oral(ya que esto último se utiliza como sistema de comunicación llamado bimodal creado en el ámbito de la enseñanza por profesores de niños/os sordos/as, nunca como una lengua.) La Lengua de Signos Española es una lengua reconocida legalmente en el estado español (Ley 27/2007, de 23 de octubre, por la que se reconocen las lenguas de signos españolas y se regulan los medios de apoyo a la comunicación oral de las personas sordas, con discapacidad/diversidad funcional auditiva y sordociegas) que posee una estructura gramatical rica en igualdad de condiciones con respecto a cualquier otra lengua.

 

Por eso después de esta breve explicación vamos a comentar algunas creencias erróneas (mitos) sobre la Lengua de Signos, son muy poquitas ya que sabemos que hay muchas sobre este colectivo y una de sus lenguas (LSE):

 

  1. Hay una única lengua de signos que pueden entender personas de todo el mundo.

 

Alrededor del mundo existen diversas lenguas de signos al igual que las lenguas orales, debido a las apariciones y evoluciones que conocemos de la lengua y del lenguaje, independientes de cada una de ellas. De hecho algunos países tienen más de una lengua de signos como es el caso de España (Lengua de Signos Española y Lengua de Signos Catalana, estas dos porque han sido reconocidas). Pero si queremos ir más allá especificando que incluso cada Comunidad tiene su propia forma donde hay una gran variedad de signos que son diferente aun siendo el mismo país como España, cada Comunidad tiene sus propios signos ya que hay una evolución por diferentes factores(familiares, donde han estudiado, conceptos visuales de la iconicidad de la palabra..) Si es cierto que gracias a la web 2.0 se va unificando la llamada LSE sin evitar, como en las lenguas orales en que cada lugar tengan un vocablo determinado, como por ejemplo “Autobus” en Madrid y “guagua” en las islas Canarias

Pero bajo esa equívoca creencia si existe un Sistema de Signos Internacional (SSI)  construido a partir del léxico y reglas de funcionamiento de distintas lenguas de signos, pero su uso se reduce a ocasiones muy concretas como Congresos Internacionales, aunque como decimos gracias a la aparición de las nuevas tecnologías y especialmente la web 2.0 las personas sordas de todo el mundo ya no tienen barreras y cada vez se utiliza más. Especificar que no es una lengua sino un sistema artificial, hace ya tiempo en el colectivo de personas sordas intentaron hacer este sistema(aunque algunos lo llaman lengua) llamado el Esperanto, pero las personas que usan la lengua oral han ido interiorizando la lengua inglesa como lengua universal para una comunicación en los diferentes ámbitos del ser humano.

 

  1. La lengua de Signos consiste en el empleo de la mímica para comunicar.

Como dijimos antes las lenguas de signos no son mímica o representación visual de una lengua oral. Tienen una rica y compleja gramática y un léxico normativizado. Poniendo un ejemplo si seguimos cometiendo este fallo, estaríamos diciendo lo siguiente:  “la Lengua de Signos es sólo mimo y equivale a decir que la lengua oral son solo onomatopeyas”.

 

  1. Todas las personas sordas dominan la lengua de signos.

No todas las personas sordas dominan la lengua de signos ya que depende de si han tenido acceso a ella o no o de si han adquirido la sordera tardíamente y ya dominan la lengua oral con algún sistema de apoyo a la comunicación aunque esto no quiere decir que muchas personas en esta situación decidan aprenderla o por el contrario han nacido sordos profundos pero han accedido a la lengua castellana como lengua materna o como lengua educativa para el desarrollo de la persona, integrando las dos lenguas entre las que va a convivir. Por ello se especifica siempre que las personas sordas usuarias de la Lengua de signos, son personas sordas signantes. En resumen, cada persona presenta unas condiciones y características personales que determinan su comunicación (empleo de lengua de signos u oral, bilingüismo uso o no de sistemas alternativos de comunicación o de ayudas técnicas, capacidad de leer los labios…).